La evolución de la empresa y su rol en la sociedad.

Las empresas serán cada vez más un nuevo espacio político e impactar positivamente la sociedad, será una estrategia dominante para todas. Esto será exigido por sus principales stakeholders: clientes, empleados e inversionistas.

Junto con analizar la evolución futura de la empresa, el libro recorre las diferentes tendencias sociales y tecnológicas que contribuyen a este escenario, y a su vez, las presiones internas que las empresas enfrentan hoy.

Capítulos

Parte 1: Cambio de paradigma

1. Un nuevo punto de encuentro

2. Un animal político

3. Un nuevo animal

4. Un nuevo mercado

5. Una nueva relación

Parte 2: Contexto y Tendencias

6. Contexto empresariales

7. Tendencias sociales

8. Tendencias tecnologicas

Parte 3: Desafíos

9. El nuevo «desde»

10. Un nuevo rol

LIBRO DISPONIBLE EN:
El enfoque de Tomás Sánchez es clara y sólidamente un enfoque siglo XXI. Nos dice: solo si colaboramos en forma eficiente y nos apropiamos de nuestro quehacer en forma positiva, saldremos adelante como sociedad y como especie.

Sebastián Edwards,
Economista, Profesor UCLA.

Darwin nos enseñó que solo aquellas especies que se adaptan al cambio pueden sobrevivir… lo mismo aplica para las empresas.

Mauricio Russo,
Co-Fundador & CEO Casa&Ideas

Luz eléctrica ni vacunas habrían llegado a ningún lado sin una empresa de por medio. 

Y esta no tendría un mercado sin una sociedad que la respalde. 

La sociedad cambió y la empresa no. 

En este nuevo escenario, la evolución política es inevitable.

LIBRO DISPONIBLE EN:

Reseña

Estamos en un punto de inflexión. Cambios sociales y tecnológicos están haciéndonos cuestionar prácticamente todo. La empresa no es la excepción y también está en el banquillo cuando una sociedad insatisfecha cuestiona su función. Así, buscando competir en un mercado dinámico y dar respuesta a las demandas sociales, la empresa de a poco se va transformando en el nuevo vehículo político. La clásica concepción de la empresa como “privada” ya no va más. Presiones internas y externas la llevan crecientemente a ser una organización más pública. Los clientes cada día “votan” con su consumo el mundo que quieren, los empleados buscan propósito en su trabajo y los inversionistas esperan impacto además de retorno.

Este cambio de fondo va acompañado de una serie de mutaciones en la forma. Esto no implican solo un cambio en su propósito, sino que también en su organización y en los métodos para alcanzar sus objetivos. Tendencias externas, tanto como las presiones internas que hoy viven las empresas, son elementos claves que empiezan a delinear un nuevo modelo que esté a la altura del mercado. Empieza a ser necesario adoptar nuevas estrategias, culturas laborales y metodologías de trabajo, así como sofisticar propuestas de valor para las nuevas generaciones de consumidores, inversionistas y empleados. Este paradigma empresarial no es una moda para adoptar, sino que un asunto de supervivencia. Cuando los negocios dejan de ser una cuestión privada y pasan a ser de carácter público, nos vemos forzados a evolucionar.

Podcast

¿Quieres saber más?
Suscríbete y recibe nuestras novedades